26 Aug

Ningún Diseñador Acierta a la Primera
Alejandro Fernández

¿Qué significa ser un buen diseñador?… Luego de trabajar con muchísimos diseñadores realizando páginas web, llegué a la conclusión que los mejores no son los que tienen un “talento innato”, capaces de convencer a los clientes con sus primeras propuestas. Tampoco es el diseñador que dibuja mejor, ni el que tiene el estilo más cool. Los mejores diseñadores son los que diseñan grandes productos, así de simple.

Prueba y error, prueba y error…

Explorar, hacer prototipos, testear, analizar comportamiento de los usuarios… hacer todo lo necesario para encontrar el diseño que tendrá un impacto profundo en el público objetivo. La paciencia y la tolerancia son cualidades que los diseñadores deben tener y mejorar constantemente.

No se trata de cambiar todo

Los clientes normalmente no saben exactamente lo que quieren. Es normal, nadie la tiene tan clara. Por lo mismo, el diseñador no debe asustarse cuando al cliente no le gustan para nada las propuestas iniciales. Muchas veces son pequeños detalles que al modificarlos cambia completamente el Feedback. Por lo mismo, es importante aprender a descubrir esos detalles, haciendo preguntas claves y argumentando muy bien cada decisión.

Trata de llegar siempre a la persona que toma la decisión

Esto es clave, no solo para el diseño, sino para cualquier negocio. Es común desarrollar un diseño que el cliente ame, pero luego se lo muestra a su jefe y decidan cambiar todo. Cada vez que se solicite Feedback, es importante consultar si la persona que toma la decisión final revisó la propuesta y las correcciones solicitadas.

En ocasiones, cuidado con “irse muy en la volada” (realizar propuestas muy locas)

Seguramente no sea muy popular este título, pero es importante entender al que toma la decisión desde un comienzo. En Sobresalen nos encanta cuando los diseñadores piensan “fuera de la caja”, pero con cuidado . Si el cliente es muy conservador, tirar una propuesta muy innovadora puede causarle un corto-circuito, por lo que sugerimos realizar pequeñas “exploraciones”, mezclando elementos conservadores con toques mágicos que relajen al cliente, siempre buscando entregar algo original y exclusivo ya que este punto es generalmente el más buscado y valorado por los clientes.

 

En conclusión, realizar un buen diseño es un proceso bastante metódico, donde no se puede calcular exactamente los tiempos de desarrollo, ya que depende del feedback del cliente para llegar a un resultado satisfactorio. Hay que dejar fuera lo sentimental, no tomarse como algo personal las correcciones negativas, sino como una forma de aprendizaje y de entender mejor al cliente, lo cual es esencial para llegar al resultado que buscan y concluir con un proyecto sobresaliente.

Get Started Now With Shutterstock

Lo + nuevo

  • ¿Cómo armar un excelente Brief? Aquí las claves
  • Guía básica de Publicidad en Facebook (Parte 2)
  • Guía básica de Publicidad en Facebook (parte 1)